contador online

lunes, 7 de julio de 2014

Kagekao

Hola mis queridos seguidores,hoy les traigo un creepypasta muy interesante,titulado kagekao,protagonizado por el personaje del mismo,a quien le veo ciertas similitudes con el inexpresivo.Es un creepypasta muy interesante,le doy un 7 de 10,es muy interesante y tortura a sus victiman de una manera muy aterradora.Si se preguntan porque he estado ausente,es debido a trabajos,y ahora que estoy estudiando,tengo aun menos tiempo,pero subiré todos los creepypastas que pueda,espero que no lo disfruten,aquí va:



Y para mis queridos lectores:
Mark suspiró y miró hacia el cielo nocturno. Estaba de pie en el techo de su edificio de apartamentos, de cuatro pisos de altura. A veces a Mark le gustaba solo quedarse aquí y reflexionar, era tranquilo y pacífico. Mirando hacia abajo se podía ver el ajetreo normal y el bullicio de la ciudad, pero si miras hacia arriba se podía ver el hermoso cielo, e incluso a veces la luna llena o algunas estrellas. Mark caminaba por el borde de la azotea que le ayudó a no caer a la muerte. Era bastante tarde, debía regresar a su apartamento pronto. Entonces vio algo volando en el viento a pocos metros de distancia. Mark se acercó y lo levantó, viendo que era el periódico de ese día, comenzó a leer la primera página:
HOMBRE JOVEN ENCONTRADO MUERTO CERCA DE WOODS:
El día de hoy un joven de nombre John Parker, de 20 años, fue encontrado muerto cerca de los bosques del norte. Su familia dijo que él nunca tuvo enemigos reales, pero era un poco causa problemas. Aún no sabían quién querría verlo muerto. Su muerte parecía ser causada por la pérdida de sangre. Las cicatrices parecían haber sido hechas por un animal grande, pero más tarde encontraron que no era este el causante de su muerte porque se encontró un símbolo tallado en la frente del hombre. El símbolo era " - ".
Mark puso el periódico a un lado donde lo encontró, él no dejaría que un artículo así arruinara su noche. Caminó a lo largo del reborde con el brazo sobre este, mirando hacia el cielo. Veinte años, tan joven. Sentía lástima por el niño, él mismo tenía casi treinta años. Pensó en todas las cosas que el hombre no sería capaz de hacer ahora que su vida se había ido. Marcos trató de sacárselo de la cabeza, él no quería deprimirse.
Sin saber la mano de Mark golpeó una caja de cartón vacía que había en el borde. Él trató de atraparla, pero era demasiado tarde, se cayó a la calle. Era extraño, no vio ningún coche, solo  a una persona solitaria caminando por la acera.
"Hey! ¡Cuidado!" Gritó, pero era un poco demasiado tarde. La caja cayó sobre la cabeza de la persona; bueno, por lo menos era sólo una caja de cartón vacía. Estaba a punto de hacer descender sus disculpas cuando lo que sucedió a continuación lo dejó congelado. La persona que estaba en la acera lo miró, tenía en un abrigo con capucha de color negro y una bufanda a rayas blancas y negras. Eso, por supuesto, no era lo que le hizo congelar, la persona también tenía una máscara peculiar, con una mitad negra y la otra mitad de un blanco luminoso.
Descarga2
Se las arregló para recuperar su voz y tratar de gritar sus disculpas, tal vez este chico acaba de regresar de una fiesta extraña o reunión, cuando fue nuevamente congelado por lo que vio. El hombre dijo algo que Mark no podía oír, y luego saltó sobre la pared. Él empezó a subir por la pared de la construcción de manera similar a una araña o un lagarto. Mark estaba congelado, boquiabierto, tratando de dar sentido a lo que veía. El hombre extraño, no, el monstruo, llegó a la parte superior del edificio y se agachó en el borde del balcón. Marcos ahora veía cómo fue capaz de escalar el edificio con tanta facilidad, que llevaba guantes blancos, pero había largas, negras,  garras similares a las de un gato que se extendían desde el extremo de cada dedo a través del guante. Vio que la máscara tenía una cara en ella, pero sólo la mitad de una cara. En el lado blanco de la máscara estaba la forma de un  ojo enojado y una boca curvada en una mueca enojada.
Ellos simplemente se miraban el uno al otro. Fue sólo unos segundos, pero para Mark se sentía como una eternidad. El algo extraño sucedió. La máscara del monstruo cambiado, la boca y los ojos enojados desaparecieron y en el lado negro de la máscara apareció un ojo alegre y una sonrisa extraña.
El monstruo ladeó la cabeza hacia un lado y dijo:
"遊び たい か?" (¿Quieres jugar?)
Mark gritó y corrió hacia la pequeña puerta que conduce al interior del edificio. Rezó para que el monstruo no lo estuviera siguiendo. Llegó a la puerta y la abrió, empernándola por dentro, y la cerró de golpe. Jadeando, se apoyó contra la puerta para mantenerla cerrada.
Después de un tiempo, se preguntó si el monstruo seguía allí, y por qué no trató de forzar la puerta abierta. No tenía ni idea de lo que le dijo, pero había algo extraño en la forma en que lo dijo. Parecía feliz y juguetón, pero también enojado y malicioso. Reunió todo su valor y decidió abrir la puerta. Poniendo una mano en la perilla, respiró profundamente y lentamente abrió la puerta, listo para lo que sea que estaba en el otro lado.
Mark espera que encontrarse cara a cara con aquella máscara extraña. En su lugar, vio que el monstruo seguía donde lo había dejado, sentado en el borde de la azotea y con esa sonrisa extraña y un tanto maliciosa.
El monstruo volvió a decir:
"遊び たい か, おまえ? ケケケ! 私 は あなた が あそび し たい!" (¿Quieres jugar?)
Kekeke! - ¡Risas * Yo quiero que juegues)
Marcos cerró la puerta de nuevo. Sus piernas se debilitaron, y se sentó en el suelo. No le gustaba la forma en que el monstruo le hablaba. Se quedó ahí sentado un rato, tratando de darle sentido a lo sucedido. Bueno, era tarde, tal vez él se quedó dormido en la terraza y estaba teniendo una pesadilla. Él decidió comprobar una vez más.
Mark se levantó y abrió lentamente la puerta. Una parte de él le decía que el monstruo estaría en el mismo lugar, y le diría lo mismo, y otra parte de sí mismo le dijo que el monstruo estaría justo al lado de la puerta, con las garras desenvainadas y listo para cortarlo. Estaba equivocado, el monstruo había desaparecido. No era nada más que las luces de la ciudad y el sonido de unos pocos coches circulando por ahí. El dejó escapar un suspiro de alivio, era sólo un sueño.
La puerta se cerró de golpe en su cara. Él hizo un sonido de dolor como si el metal de la puerta lo hubiese golpeado en la frente. Mark se frotó la cabeza y cayó al suelo.
"¿Qué demonios fue eso?" Gritó a nadie en particular. No cerró la puerta, incluso si lo hacía, no era tan torpe, y el viento no era lo suficientemente fuerte para cerrarla. Se dijo que tal vez era sólo una ráfaga de viento loco, pero su mente se puso en desacuerdo rapidamente al oír esa risa de nuevo.
"ケケケ" (kekeke! - Risas)
El ruido venía de fuera de la puerta, un poco por encima de ella. El monstruo debía haber estado de pie en la parte superior de la misma.
Mark despertó confundido, él estaba en su propio apartamento, en su cama. Miró a su alrededor para asegurarse de que realmente era su propio hogar, lo era. Suspiró de nuevo, todo aquello debió haber sido un sueño. Uno de esos sueños extraños que uno hubiera jurado que era real porque se sentía muy real, pero luego te das cuenta de que debe haber sido un sueño porque era muy extraño.
Mark se rió un poco de sí mismo, como si los monstruos  realmente existieran. Un dolor repentino en su frente le hizo detenerse. Tal vez era real y él no se acordaba al despertarse. Mark rápidamente desechó la idea, tal vez se había caído dormido y luego se incorporó de nuevo, ese tipo de cosas suceden.
Mark se levantó y fue a la nevera a buscar algo para beber. Cogiendo un vaso en el camino, abrió una caja de cartón de jugo de naranja para desayunar. Él inclinó la caja para verter un poco en el vaso cuando el jugo se derramó sobre la mesada. Hizo una pausa y lo miró, confundido. Entonces se dio cuenta de que había un corte fino en el lado de la caja, de modo que cuando lo inclinó el jugo no llegó a la cima, sino que se derramó por la ranura.
"ケケケ" (kekeke! - Risas)
Ahí estaba de nuevo. Venía del interior del apartamento. Se dio la vuelta rápidamente, explorando el cuarto buscando al monstruo. Entonces se detuvo, dándose cuenta de lo paranoico y absurdo que estaba siendo, obviamente lo había imaginado. El corte en la caja de cartón, su novia podría haber hecho eso, puesto que habían tenido recientemente una pelea.
Mark limpió el desastre y decidió que no iba a desayunar, no tenía ganas de comer de todos modos. Le preocupaba cómo iba a recuperar a su novia, Beatrice. Él la amaba y quería hacerle comprender lo mucho que la amaba. Encendió la televisión y la vió un par de horas, para olvidar sus problemas.
Era ya mediodía. Se levantó y se dirigió a la cocina, dejando la televisión encendida. Abrió el armario que guardaba sus bebidas con alcohol. Tomó una botella de cerveza, virtió un poco del contenido en un vaso y luego casi dejó caer la botella, cuando vio que no era cerveza, era simplemente agua. Frunció el ceño y bebió un poco para comprobar, y era simplemente agua. Él la miró furioso y agarró otra botella, y luego otra y otra. Los contenidos de todas habían sido reemplazados con agua normal. Él suspiró airadamente, y luego ahí estaba otra vez.
"ケケケ" (kekeke! - Risas)
Mark saltó un poco, era esa risa de nuevo. Se dijo a sí mismo una y otra vez que él lo había imaginado. Él estaba poniendose paranoico, porque su sueño parecía muy real. Beatrice pudo haber hecho esto también, no había ningún monstruo.
Buscó alrededor del gabinete para ver si quedaba algo de allí. En el fondo sabía que tenía dos botellas de vino y una botella de champán, pero quería guardar esas para cuando Beatrice le perdonara. Él vio las botellas y estaba a punto de cerrar el armario cuando él se dió cuenta de algo, faltaba una de las botellas de vino. Mark miró donde guardaba las copas de vino y una de ellas había desaparecido también.
"Beatrice podría haber hecho eso también, estaba bastante loca." Se dijo Mark a sí mismo en voz baja, se juró a sí mismo que iba a hacer las paces con ella aunque fuera lo último que haga. Entonces oyó de nuevo.
"ケケケ" (kekeke! - Risas)
Venía de la sala de estar, donde dejó la televisión encendida. Sabía que no lo había imaginado esta vez, la risa era real. Cerró el gabinete con seguro y entró en la habitación.
Efectivamente estaba el monstruo. Estaba sentado en el sofá, bebiendo una copa de vino, viendo la televisión que había quedado encendido. El monstruo se detuvo y miró a Mark, sonriendo. Se recogió la botella abierta de vino en una mano y la sacudió un poco hacia él.
"ウイン?" (Vino?)
Marcos hizo una pausa, mirando al monstruo. Rápidamente salió de ahí y corrió a la cocina lo más rápido que pudo, era real. Realmente esperaba que el monstruo se levantara y fuese en pos de él para matarlo y comerlo, porque eso es lo que hacen los monstruos. Pero el monstruo permaneció allí, podía oírlo reírse de él.
Marcos tenía miedo, tenía que sacarlo de su casa y de su vida. Miró alrededor de la cocina por algo de usar. Presa del pánico, agarró el cuchillo más cercano que pudo encontrar y corrió de vuelta a la sala de estar, listo para pelear.
El monstruo había desaparecido. No había rastro, la evidencia era la botella desaparecida de vino y la copa. Él se puso tenso, tal vez se estaba volviendo loco debido a ese sueño.
"No, no, no, yo no estoy loco, eso no puede suceder. No va a suceder. No voy a dejarlo! "Divagaba a sí mismo. Volvió a la cocina y colocó el cuchillo en su sitio. Volvió a la sala y se sentó en el sofá. Recogiendo el control remoto apagó el televisor para pensar.
"Tal vez estoy alucinando. Tal vez me estoy volviendo loco porque estoy deprimido porque Beatrice está enojada conmigo! El extraño sueño que acaba de mezclarse con ella! "Mark se levantó y tomó su teléfono para llamarla. Marcó su número y esperó a que ella atendiese, Mark estaba tan entusiasmado con lo que quería decirle que él no se dio cuenta de que alguien se deslizaba por la ventana y lo miraba.
"¡Hola! Beatrice? ¡Soy yo! Lo siento mucho por la pelea que tuvimos Yo-! . . . No, lo siento mucho! -. . . Te prometo que lo haré por ti! Te juro que. . . "Él dejó el teléfono, ella había colgado. Sólo entonces vio algo por el rabillo de su ojo, pero cuando se giró, se había ido.
"Voy a hacer las paces con ella!" Él dijo, agarrando su chaqueta y poniendosela. "Voy a pedirle disculpas en persona!" Mark caminó por el apartamento, pensando en que debía darle. Entonces se dio cuenta y abrió el armario para agarrar la botella de champán, pero cuando abrió la botella había desaparecido. Pensó que su sincera disculpa sería suficiente y se fue por la puerta para verla.
Mark caminaba rápidamente, ensayando lo que iba a decir. Todo el tiempo andubo sintió que alguien lo seguía. Se dijo a sí mismo que solo se trataba de él que estaba nervioso.
Marcos llegó a su casa y se detuvo en los escalones de la entrada. Tenía miedo, miedo de que ella no lo perdonara y rompiera con él. Él extendió el puño para llamar a la puerta, pero rápidamente retrocedió. Tenía miedo.
Mark suspiró y maldijo en voz baja, diciendo a sí mismo que era un cobarde. Se dio la vuelta y se alejó, sin darse cuenta de la risa que pasó detrás de él, seguido por el sonido de una apertura de puerta.
"ケケケ" (kekeke! - Risas)
Parte 2 ...
Mark salió del bar en el que estaba. Había venido a este bar a beber un poco antes de enfrentarse a Beatrice pero no tenía ganas de beber en absoluto y casi no tocó lo que había comprado. Mark se dijo a sí mismo que iba a ir y pedir disculpas como un hombre y partió hacia su casa. Mark acercó el puño y golpeó la puerta con fuerza. Esperó. Nadie respondió. Pulsó el timbre varias veces, y podía oír sonar el timbre por toda la casa. Aún nadie respondía. Ya preocupado, llamó a la puerta y gritó su nombre, todavía nadie respondió. Giró el pomo de la puerta y se abrió. Eso era extraño, por lo general ella mantenía la puerta cerrada. Lo primero que notó cuando entró era que estaba la ventana abierta, la madera de los lados de la misma parecía tener una gran cantidad de marcas de garras en él, como si un gato hubiera estado allí. Entró en el comedor, gritando su nombre. Se detuvo cuando vio la botella de champán en la mesa. Era la  botella que él tenía en su gabinete, y estaba abierta. La cogió y la examinó. Había una nota pegada a un lado. La nota decía:
"Beatrice lo siento mucho por nuestra pelea! Tengo muchas ganas de hacer las paces contigo porque te amo con todo mi corazón y mi alma <3 !" ~ Mark
Mark se quedó mirando la nota, mirando el pequeño corazón después de la palabra "alma", el no recordaba haberle enviado esto a ella. "Beatrice?", Gritó. Caminó alrededor de la mesa y su sangre se le heló. Él la vió, a su querida Beatrice en el suelo. Ella no se movía, y fragmentos de vidrio roto la rodeaban.
"! Beatrice" gritó Mark y cayó al suelo para recogerla, ignorando los cortes que le dejaron los fragmentos de vidrio, que según vio por la forma de estos que eran de una copa de vino. Lágrimas brotaron de sus ojos y la abrazó, él sabía que estaba muerta.
"Eso es tan dulce de su parte!"
Mark hizo una pausa y miró hacia arriba. Allí estaba, el monstruo. Estaba sentado en el alféizar de la ventana, imitando la voz de ella.
"Me siento tan mal por incluso haber peleado en primer lugar!"
Mark lo miró fijamente, la ira le hervía por dentro.
"それ が のん だ. 死ん だ! ケケケ! 毒 だ よ! ケケケ" (Luego se lo bebió. Luego se murió!-Risas-Es veneno!-Risas-)
Se echó a reír con fuerza, poniendo su mano en su cara para tratar de detenerse.
"¿Crees que esto es gracioso? La has matado! Te voy a matar! "Mark se puso de pie y tomó la botella.
"おまえ 怒っ てる かい ~?" (¿Usted loco?)
Mark lanzó la botella, pero el monstruo saltó por la ventana antes de que le diera. Iba a matarlo. Él lo haría pagar. Mark se acercó a la cómoda de Beatrice, sabía donde guardaba una pistola que ella tenía para defenderse. La sacó y abrió el clip, viendo que sólo había cuatro balas, estaba bien, sólo quería una. Marcos salió corriendo por la puerta, no había ni rastro del monstruo en el lugar. Sin embargo, él sabía que volvería a su apartamento. Mark corrió tan rápido como pudo, haciendo caso omiso de señales de tránsito y de otras personas, simplemente corría. Llegó a su edificio de apartamentos y corrió hasta su piso. Abrió violentamente la puerta de su apartamento. Tenía razón, el monstruo estaba allí. Estaba tirado en la parte superior de un estante para libros sosteniendo un vaso de vino, y con la botella de vino en la otra mano.
"ワイン が も ない" (El vino se ha acabado)
Mark se enfureció y le apuntó con el arma, disparando una bala. El monstruo se trepó a la pared, dejó la copa de vino y se aferró a ella con sus garras de modo que su espalda se quedó de frente a Mark. Le disparó una segunda vez, y se dio la vuelta por lo que estaba de frente a Mark, su brazo y pierna izquierdos se flexionaban más lejos que las de un humano normal. Disparó de nuevo y se dejó caer al suelo, ahora con sus cuatro extremidades en el suelo. Marcos disparó una vez más, él hizo un roll y esquivó, y luego saltó de nuevo a la pared, se mantvo ahí, mirandolo. Mark se acercó a el con enojo y apuntó la pistola hacia su frente. Apretó el gatillo, pero hacía sólo clic, indicando que no había más balas. El monstruo se echó a reír como loco.
"フェイル" (Fail! - Fallaste!)
Mark se enfureció y lanzó el arma hacia él por un ataque cuerpo a cuerpo, pero el monstruo se arrastró hacia un lado, recogió la copa de vino que había dejado en el estante de libros. Le lanzó la copa a Mark pero la esquivó, entonces le tiró la botella de vino y le golpeó entre los ojos. Mark se desmayó.
Mark recuperó la conciencia, se encontró cara a cara con el monstruo. Se aferró al techo, con los brazos y las piernas doblados hacia atrás en un ángulo de 90°, así que estaba frente a él. Su máscara volvió a cambiar. La sonrisa luminosa en el lado negro oscuro de su máscara desapareció, y la expresión enojada reapareció en el lado blanco de la máscara.
Entonces él le dijo con una voz oscura, que carecía de la alegría de antes...
"おまえ は 面白く ない." (Eres aburrido)
Hizo un gruñido silbante, muy bajito, y  luego se abalanzó.
Más tarde ese mismo día la policía llegó al apartamento de Mark, un vecino los había llamado porque había oído disparos. Mark fue encontrado muerto,  con marcas de garras por todo el cuerpo y la garganta desgarrada. La matanza parecía hecha por un animal, y marcas de garras se encontraban a lo largo de las paredes y el techo. Se hallaron huellas sangrientas dirigidas hacia la ventana, por lo que se determinó que fue hecho por un ser humano. Tras una inspección más del cuerpo, encontraron algo tallado en la piel de la frente.
(Boring... - Aburrido)
Dale like a mi pagina de facebook para estar al tanto de mis publicaciones:facebook.com/elcafeparanormal
Y suscribete si aun no estas suscrito.

Buenas noches.........

No hay comentarios:

Publicar un comentario